Juicio

En la búsqueda de extender su mandato, el primer ministro israelí se declara inocente

Benjamin Netanyahu es acusado por corrupción.
miércoles, 10 de febrero de 2021 · 09:08

Luego de reanudarse su juicio por corrupción este lunes, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se declaró inocente y calificó los cargos en su contra como una "caza de brujas". Dijo que nunca ha actuado mal y se ha mostrado firme ante los críticos y el sistema de justicia penal.

Fraude, abuso de confianza y aceptación de sobornos en tres casos separados son las acusaciones que recaen sobre Netanyahu desde el año pasado. Su juicio se reanuda a pocas semanas de las elecciones nacionales, en las que buscará extender su mandato de 12 años.

A Netanyahu también se lo acusa de aceptar lujosos obsequios de amigos ricos y ofrecer favores a poderosos magnates de los medios de comunicación a cambio de una cobertura favorable para él.

Los israelíes se han pronunciado en contra del primer ministro mediante protestas en los últimos meses. La exigencia es una: que renuncie. El descontento de la ciudadanía se centra, además, en la escasa respuesta del Gobierno israelí frente a la pandemia de coronavirus, que ha dejado en el país un total de casi 700 mil positivos y 5.121 víctimas fatales desde marzo pasado.

En esta oportunidad, los manifestantes se ubicaron fuera del juzgado donde se llevó a cabo la audiencia. En Israel, la ley establece que los ministros del gabinete deben dimitir al ser acusados por delitos, pero no aborda el caso de un primer ministro acusado, por lo que, Netanyahu -quien se ha negado rotundamente a apartarse de sus funciones- sería el primero en ser juzgado por corrupción.

La audiencia del mes pasado se había pospuesto debido a las restricciones para las reuniones públicas.

Los argumentos de la supuesta inocencia expuestos por los abogados de Netanyahu serían los motivos de procedimiento. Alegan que el fiscal general no había aprobado adecuadamente las investigaciones por escrito. Una vez presentada la respuesta, el primer ministro israelí dejó el lugar sin explicación alguna, pero la audiencia continuó.

Descontento

Mientras tanto, en las afueras del tribunal, unas 150 personas exigían “un nuevo Gobierno, un Gobierno limpio, sin corrupción”. En la mayoría de las pancartas, se podía leer “Ministro del Crimen”. Una de las manifestantes se expresó alto y claro: “No queremos a Bibi Netanyahu, queremos que se vaya, tiene que irse”.