Coronavirus

República Checa enfrenta un colapso sanitario a causa de la variante británica

Los hospitales permanecen “desbordados”.
sábado, 13 de febrero de 2021 · 11:33

Los hospitales de la República Checa se enfrentan a un colapso sanitario desde los últimos 14 días debido a una cantidad elevada de pacientes con coronavirus. Cada vez son más los enfermos que acuden a los centros con prueba diagnóstica positiva.

La República Checa se encuentra entre los países europeos más afectados por la pandemia.

Jan Mach, el director del hospital del distrito oriental de República Checa, informó que las salas especializadas en el tratamiento del virus estaban totalmente “desbordadas” y que unos 22 enfermos que ingresaron el día lunes fueron “la gota que derramó el vaso”, por lo se vio en la necesidad de buscar ayuda externa.

El martes pasado, las ambulancias comenzaron a trasladar a los pacientes de Praga-Este, distrito en la capital del país europeo. Llevaron a un total de 15 enfermos a hospitales ubicados a una distancia de 230 km (140 millas), ya que los nosocomios más cercanos cubrieron su capacidad. 

Este viernes, los sanitarios anunciaron la disponibilidad de solo cuatro camas gratuitas en las salas de coronavirus, y ocho en las UCI (Unidades de Cuidados Intensivos).

Nachod y Trutnov, distritos vecinos en la frontera polaca a 150 km al este de la capital de la República Checa, se sitúan entre los más afectados por la pandemia. Recientemente, han detectado un incremento en los contagios, a pesar de las medidas implementadas, como el cierre nacional.

La razón de la crisis sanitaria

Los especialistas han señalado como posible causa de la crisis sanitaria a la variante del coronavirus detectada por primera vez en Gran Bretaña, al ser esta una de las más infecciosas. En enero, un estudio arrojó que entre un 45% y 60% de los nuevos pacientes estaba infectado con la cepa británica.

“La situación puede volverse muy dramática”, manifestó el cirujano jefe de la Unidad de Reanimación del hospital Nachod, Petr Stepanek. Se supo que, ante la escasa cantidad de camas disponibles, los nuevos pacientes son atendidos en salas normales y que reciben oxígeno de alto flujo.