VENEZUELA

Según un estudio, la crisis en Venezuela es un “cóctel mortal”

Alertan por el inminente riesgo de desnutrición.
domingo, 21 de marzo de 2021 · 13:21

La crisis social y económica que atraviesa Venezuela pone en situación de mayor vulnerabilidad a los sectores populares del país. Un informe presentado por el Centro Gumilla y la Red Agroalimentaria de Venezuela da cuenta de esta situación, sobre la que señalan que es necesario actuar de manera urgente.

Según el estudio, la falta de medicamentos, el surgimiento de enfermedades que se creían erradicadas, el aumento de la pobreza y la desnutrición, la falta de acceso a servicios básicos y el desabastecimiento de combustible son “un cóctel mortal” agravado por la pandemia.

El aumento del costo de los alimentos y la desocupación han arrojado a miles de venezolanos a la pobreza y la indigencia.

Uno de los datos más dramáticos que arrojó la investigación es que uno de cada cuatro de los hogares pobres de Venezuela no posee gas natural ni de garrafas y utilizan leña para cocinar.   

En relación a la situación alimentaria, alertaron ante “el inminente riesgo de desnutrición a la que está expuesta la población de escasos recursos”. Además, agregaron que la mayoría de los venezolanos presenta un déficit proteico frente a un consumo excesivo de carbohidratos, base de las cajas Clap entregadas por el Gobierno de Nicolás Maduro.

Sobre el ámbito educativo, el estudio explica que es una de las áreas más desalentadoras. Debido a las dificultades para el acceso a las clases remotas, hay “niños que no están recibiendo clases a distancia”, lo que representa “una situación de exclusión y un potencial riesgo de ser arrastrados a la delincuencia, al trabajo forzado y a la prostitución infantil”, indicaron. 

Tres de cada cuatro hogares utilizan leña para cocinar.

El desabastecimiento de combustible también fue uno de los aspectos abordados en el estudio, que señala que pese al precio oficial establecido por las autoridades del país caribeño, existe un mercado ilegal en el que los ciudadanos se ven obligados a pagar un precio superior para el acceso efectivo a gasolina.

En base a estos datos, estimaron que se observa un profundo nivel de deterioro sobre la calidad de vida de amplias franjas de la población de Venezuela “por la baja calidad y el acceso a los servicios públicos, unido a las dificultades y empeoramiento del transporte, escasez y altos precios de la gasolina”.

Ante este diagnóstico, complejizado por la crisis sanitaria, llamaron a la acción urgente de diversos actores con el fin de trabajar para superar la desigualdad, la exclusión y la crisis humanitaria en Venezuela.

Otras Noticias