CANAL DE SUEZ

Incertidumbre en el comercio mundial por la demora en el desbloqueo del Canal de Suez

El buque Ever Given continúa encallado.
viernes, 26 de marzo de 2021 · 09:42

El buque mercante Ever Given, de más de 220 mil toneladas, permanece varado en el Canal de Suez y, con el correr de las horas, genera cada vez más incertidumbre en el comercio mundial marítimo, que se encuentra parcialmente interrumpido.

El barco quedó atravesado en el tramo sur de la vía fluvial.

Equipos de ingenieros trabajan con dragas, remolcadoras y excavadoras para intentar desencallar al gigantesco barco, aunque temen que las tareas de normalización se retrasen algunas semanas.

Esta situación provocó la demora de otras 150 embarcaciones que permanecen varadas a la espera de la reanudación del tráfico marítimo en el Canal de Suez, una de las principales rutas comerciales del mundo.

Algunos barcos comenzaron a desviarse hacia rutas alternativas, lo que aumenta los costos y el tiempo de navegación, por lo que algunos expertos prevén que durante los próximos días se desate una avalancha de reclamos a los seguros, con el fin de cubrir las millonarias pérdidas que ocasiona el bloqueo de esta ruta marítima.

Fuente: (DW Español)

Pedido de disculpas

La empresa japonesa Shoei Kisen Kaisha, propietaria del buque que se dirigía hacia Holanda, presentó un pedido de disculpas por escrito, donde lamentaron las demoras y dificultades causadas: “Ofrecemos disculpas a todas las partes afectadas por el incidente, incluidos los buques que navegan o planean navegar por el Canal de Suez”.

Además, aseguraron que trabajan para resolver la situación “lo antes posible”. De todos modos, el funcionario en jefe de la autoridad egipcia sobre el canal señaló que la finalización de las tareas podría demorar “días o semanas”, lo que podría extender el bloqueo.

Equipos de ingenieros de Holanda y Japón fueron convocados para poner de nuevo a flote al navío.

Fuertes vientos, la posible causa del incidente

Los expertos consideran que el Ever Given podría haber sufrido el golpe de fuertes vientos que hicieron que encallara accidentalmente. 

También se estima que las tormentas de arena -comunes en esta época del año- habrían dificultado la visibilidad y provocado el desvío del navío.

Otras versiones de menos peso indicaron que el barco habría sufrido un corte de energía que perjudicó la continuidad de su trayectoria hacia Rotterdam. 

Lo que no se debate son las consecuencias: enormes filas de buques mercantes y petroleros aguardan el desbloqueo a ambos lados del Canal de Suez, en lo que es uno de los peores embotellamientos de grandes naves en los últimos años.

Otras Noticias