ALEMANIA

El sentido homenaje de Alemania a sus 80.000 muertos durante la pandemia

El presidente Frank-Walter Steinmeier llamó a la colaboración y solidaridad.
domingo, 18 de abril de 2021 · 11:25

Este domingo, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, encabezó las ceremonias en las que se rindió homenaje a las 80.000 personas que fallecieron por coronavirus en el país desde el comienzo de la pandemia.

En la ceremonia también participó un número reducido de familiares de víctimas que hicieron uso de la palabra.

La jornada inició con un oficio que tuvo lugar en la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm. En él participaron, además del presidente,  la canciller Angela Merkel y el presidente del parlamento, Wolfgang Schäuble. Luego, se realizó un acto solemne en el que el mandatario alemán ofreció algunas reflexiones.

En primer lugar, hizo un llamado a tener respeto y compasión por los otros, con lo que puso el foco en la importancia de la empatía en momentos de crisis. Steinmeier también hizo referencia a las medidas restrictivas tomadas por el Gobierno en el marco del aumento de casos en Alemania.

Instó a la población del país europeo a comprender que la vida en sociedad tiene normas e hizo un llamado a la colaboración y la solidaridad. “Cuando las cosas se ponen más difíciles, dependemos de los demás y los demás de nosotros”, expresó en claro llamado al cumplimiento de las medidas sanitarias por parte de los Gobiernos de las jurisdicciones.

Angela Merkel defendió el proyecto de endurecimiento de restricciones a nivel nacional.

Endurecimiento de las leyes restrictivas

El martes pasado, el Gobierno de Alemania aprobó modificaciones que endurecen la ley sobre protección contra las infecciones y que -de recibir la aprobación parlamentaria- permitirá la aplicación de restricciones unificadas en todo el territorio nacional.

Algunas de las medidas que contempla el decreto son la habilitación de toques de queda nocturnos, la reducción de la participación de personas en ámbitos privados y el cierre de comercios no esenciales, entre otras.

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió estas restricciones y argumentó que si las regiones no toman medidas para contener el avance de la enfermedad, es necesario imponerlas de manera general para resguardar la salud de la población.