HAMBRE

Cientos de ONG piden que se destine el gasto militar de un día a combatir el hambre en el mundo

Aseguran que se podrían salvar 34 millones de vidas.
martes, 20 de abril de 2021 · 10:46

Más de 250 ONG presentaron hoy una carta en la que solicitan que el dinero asignado a gastos militares por parte de la comunidad internacional sea destinado a la lucha contra el hambre. Afirmaron que los fondos que se usan durante 26 horas en armamento y financiamiento para enfrentamientos bélicos puede salvar 34 millones de vidas en todo el mundo.

La pandemia profundizó las desigualdades preexistentes y aumentó la pobreza y el hambre en el mundo.

En el comunicado recordaron que, a finales de 2020, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) alertó que alrededor de 270 millones de personas se encontraban en riesgo de padecer hambre o sufrían dificultades nutricionales.

En ese sentido, denunciaron que actualmente 174 millones de personas en el mundo ya padecen déficit alimentario y que se encuentran en peligro de muerte debido a los serios problemas de desnutrición.

Durante los últimos meses, tanto los conflictos bélicos como la pandemia de coronavirus recrudecieron estas cifras. Producto de la crisis, los precios de los alimentos aumentaron de manera considerable, lo que hace que millones padezcan hambre.

En la carta, suscrita por Save The Children, Oxfam Intermón, el Comité Internacional de Rescate, World Vision, CARE Internacional, entre otras, se exige a los líderes mundiales “apoyar soluciones duraderas y sostenibles en zonas de conflicto y abrir vías para que el personal humanitario pueda acceder para salvar vidas”.

Fuente: (DW Español)

Promesas incumplidas

El documento publicado de manera conjunta por las ONG alerta el incumplimiento de los compromisos asumidos para afrontar el déficit alimentario. Afirman que la petición de 36 mil millones de dólares realizada por la ONU solo fue financiada en un 6,1% por los donantes.

Ante esta situación, instaron a los líderes mundiales a incrementar su contribución “al alivio de la pobreza y la hambruna” y ofrecer la posibilidad de “construir mejores futuros”. En la misma línea, advirtieron a los donantes que su falta de acción provoca la muerte y la “desolación de niños y niñas” en todo el mundo.