PERÚ

Ganaderos y agricultores de Perú sobreviven gracias a una técnica milenaria

La utilizan para sembrar agua en las montañas.
miércoles, 21 de abril de 2021 · 08:54

Las altas montañas de Lima, en Perú, están rodeadas por una extensa red de canales de piedra que surcan las laderas de los cerros y transportan agua de ríos y de lluvia hacia los acuíferos ubicados debajo de la tierra.

Esta técnica, que prácticamente es un sistema de ingeniería, es de origen prehispánico. Las redes eran utilizadas por los quechuas, quienes la denominaban “amunas”, que significa “siembra de agua”.

Pero, ¿por qué actualmente los agricultores y ganaderos de Perú se ven en la necesidad de recurrir a este antiguo sistema? Básicamente, porque la también llamada “siembra de agua” les permite afrontar con éxito la temporada de sequías.

La técnica para construir estos canales tiene más de 1400 años de historia.

Trabajo dificultoso 

Las estructuras ancestrales para la retención de agua son parte fundamental de la vida productiva de varios pueblos pequeños en el país andino. “Somos ganaderos y agricultores. Para nosotros, cada gota de agua que se infiltra nos sirve para la sobrevivencia”, relató un poblador de San Pedro Casta, lugar que cuenta con 900 habitantes.

Las "amunas" de Perú son construidas por los propios agricultores, quienes se arriesgan a trabajar en los bordes que serpentean las laderas y a transportar grandes cantidades de piedras sin ayuda de ningún tipo de maquinaria.

Como todas las actividades, la siembra de agua en Perú se vio afectada por el coronavirus. No solo demoró los trabajos de construcción de los canales, sino que, al cerrar la temporada turística, cayeron los precios de los productos agrícolas de la zona y eso perjudicó a quienes viven de su cosecha. Poco a poco, las obras son retomadas.

En quechua, "amunas" significa "retener el agua".

Una forma de afrontar el cambio climático

La siembra de agua bajo este mecanismo milenario representa una respuesta al déficit hídrico que sufre Perú desde hace años y también es una forma de abordar el problema del cambio climático.

"Sembrar el agua es importante porque atravesamos una crisis hídrica y, en Lima, tenemos solo tres ríos, que además se encuentran bastante degradados", explicó uno de los pobladores.

Se espera que, en los próximos años, el 80 % del agua que se recolecta y acumula a través de este método milenario sea destinado al consumo humano.

Otras Noticias