Venezuela

José Gregorio, el médico que será beatificado en tiempos de pandemia

La Iglesia católica le otorgará el reconocimiento previo a la santificación.
jueves, 29 de abril de 2021 · 21:51

El coronavirus y la necesidad de atención médica convirtió a los médicos en héroes y la Iglesia católica decidió reconocer a una conocida figura venezolana. Se trata de José Gregorio Hernández, quien vivió en una época diferente a la actual y era conocido como el médico de los pobres.

José Gregorio, además de médico, era docente y filántropo. Sus acciones lo llevarán a la beatificación el viernes, en una ceremonia bastante austera. A mediados de 2020, el papa Francisco avaló el proceso del doctor y el episcopado venezolano reaccionó con alegría: “Ha despertado una gran devolución por el venerable, uno de los laicos más insignes de la Iglesia, ejemplo de las virtudes cristianas, con una fe inquebrantable”.

El médico se destacó por sus aportes al desarrollo de la medicina moderna de Venezuela, pero fue su generosidad lo que más llamó la atención. Su historia comenzó en 1864 en la localidad de Isnotú, al oeste del país. Estudió Medicina en Caracas y se graduó con excelentes calificaciones. Al terminar sus estudios, regresó a su pueblo natal para atender a los más necesitados.

La beatificación se celebrará en una pequeña ceremonia en Venezuela.

La tuberculosis y el paludismo eran los padecimientos que más predominaban en el territorio venezolano y José Gregorio luchó contra esas enfermedades, algo que destacó el padre jesuita, Arturo Sosa.

José Gregorio Hernández integró una excelente formación científica en su experiencia espiritual que lo lleva a ponerse al servicio de quien lo necesite, con especial predilección por quienes no se lo pueden retribuir.

 

El médico siempre defendió sus creencias católicas

José Gregorio siempre manifestó su religión católica y defendió sus creencias. En dos ocasiones, intentó ordenarse como sacerdote, la primera vez fue admitido en el monasterio de Cartuja de Farneta en Italia, en 1908, pero a los pocos meses se enfermó y tuvo que regresar a Venezuela. La segunda vez en su intento por ser sacerdote fue en 1913, entró a un seminario romano, pero tampoco pudo culminar. El doctor falleció en 1919, en un accidente de tránsito, en Caracas.