COLOMBIA

Rodrigo Londoño, de las FARC, admitió que cometió crímenes de lesa humanidad

La justicia imputó hace cuatro meses a ocho exdirigentes de la guerrilla colombiana y estos reconocieron su participación en los hechos.
viernes, 30 de abril de 2021 · 21:56

El ex secretariado de las ya desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, admitió formalmente su responsabilidad en crímenes de guerra y de lesa humanidad, cometidos durante el conflicto armado. Entre las acciones que reconoció frente a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), está la toma de rehenes.

Ocho dirigentes de las FARC fueron imputados en enero y cada uno reconoció su responsabilidad en las transgresiones a los derechos humanos, por medio de un documento entregado a la justicia. Entre los exmiembros de la guerrilla que firmaron el documento está el líder de Comunes, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, Jorge Torres, Pastor Alape, Julián Gallo, Rodrigo Granda Escobar, Milton Jesús Toncel y Alberto Parra.

Timochenko se convirtió en político luego de su paso por la guerrilla, fue el último comandante en jefe del Estado Mayor de las FARC y fue candidato a la presidencia del país en 2018, pero se retiró de la contienda tras varios altercados en sus actividades públicas.

Otro de los señalados, Pastor Alape, reconoció que se cometieron trasgresiones al derecho internacional, por lo que decidieron asumir la responsabilidad y marcar un precedente para que no se repita lo ocurrido y el país siga avanzando en la construcción de la paz.

 

Juan Manuel Santos dijo que es un paso importante

Los acuerdos de paz se firmaron en La Habana, Cuba. 

Mientras tanto, el expresidente Juan Manuel Santos reaccionó favorablemente a las declaraciones de los exguerrilleros:

La contribución a la verdad, con el reconocimiento de las FARC de su responsabilidad en los secuestros, es un paso muy importante hacia la reconciliación.

La acusación de la JEP fue uno de los procesos más significativos desde su creación en 2017, un año después de los acuerdos de paz ratificados en La Habana y en los que la guerrilla dejó las armas para participar de la sociedad civil, a través de la vía política.