COHETE

Este fin de semana caerá el cohete chino que se descontroló

El mundo sigue de cerca su trayectoria y ya pronostican lugar y hora del impacto.
sábado, 8 de mayo de 2021 · 09:36

Luego de que un cohete espacial lanzado por China comenzara a orbitar de manera completamente descontrolada, especialistas y astrónomos del mundo iniciaron -no sin dificultades- un opertativo de seguimiento y ubicación.

Según los últimos pronósticos reportados, se espera que, entre la noche de este sábado y la madrugada del domingo, finalmente el Long March 5B reingrese a la atmósfera terrestre. En relación con la última ubicación de reingreso reportada por el CORDS (Centro de Estudios de Reingreso Orbital y Escombros), se estima que los restos podrían caer en cercanías a la Isla Norte de Nueva Zelanda. Sin embargo, no es un dato cerrado y definitivo.

Dado que el cohete se encuentra fuera de control y la trayectoria de su órbita se modifica constantemente, la ubicación de reingreso de sus restos podría cambiar en cualquier momento y ser otra.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China declaró este viernes que estima que la mayor parte de los escombros del cohete se quemarán en la atmósfera y que “es poco probable” que causen algún daño. 

Fuente: (La Nación +)

Uno de los desechos espaciales de mayor tamaño

El cohete chino que reingresará a la Tierra durante este fin de semana es uno de los desechos espaciales más grandes que ha regresado al planeta. Con 18 toneladas de peso, solo es superado por el primer Long March 5B, que pesó casi veinte toneladas en su regreso el año pasado; los restos del transbordador espacial Columbia, reingresados en 2003; la estación espacial Salyut 7, que perteneció a la ex Unión Soviética y atravesó la atmósfera en 2001, y el Skylab de la NASA, cuyos restos reingresaron en 1979.

Ambiciones chinas sobre el espacio

El Long March 5B forma parte de una familia de cohetes construidos y lanzados como parte del proyecto de expansión espacial de China. Despegó desde la isla de Hainan el 29 de abril con el módulo no tripulado Thiane, que contiene parte de lo que serán las futuras viviendas de la estación espacial china.  

Además, la potencia asiática tiene otras ambiciones a mediano y largo plazo, que van desde la entrega de módulos y la tripulación de su estación espacial hasta el lanzamiento de sondas para explorar la Luna y Marte.