Perú

Pedro Castillo gana con escaso margen y Fujimori pide anular 800 mesas electorales

El triunfo del profesor de escuela divide las opiniones en toda Latinoamérica.
viernes, 11 de junio de 2021 · 10:59

Las elecciones presidenciales del domingo pasado en Perú aún mantienen una tensión política de considerable magnitud. Con el conteo de votos finalizado, Pedro Castillo se ha impuesto por un leve margen, pero el fujimorismo ha denunciado fraude y provoca incertidumbre.

La extrema polarización que se ha manifestado en las urnas peruanas se ha trasladado a la comunidad latinoamericana, que ha dividido sus opiniones respecto al proceso electoral luego del pedido de Keiko Fujimori de anular 800 mesas electorales. 

En un escenario inédito, la candidata derrotada ha reclamado que se invaliden casi 200 mil votos, lo que impugnaría la participación de varias áreas humildes en donde se habría impuesto el profesor de escuela, según los datos brindados por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

 

El 100 % de actas procesadas

Cabe recordar que ambos candidatos se habían comprometido, mediante la firma pública de documentos, a aceptar el resultado de los comicios sea cual fuere. Sin embargo, cinco días después de la cita con las urnas, Fujimori no acepta la derrota y Castillo llama a manifestarse en las calles para defender los votos. 

Líderes de la derecha apoyan a Keiko Fujimori para que no se declare ganador a Pedro Castillo.

A pesar de la ausencia de pruebas por parte de la hija del expresidente, y de la tarea de los observadores internacionales, la candidata conservadora ha logrado que líderes de la derecha pidan no declarar ganador a Pedro Castillo, quien ya ha recibido salutaciones de mandatorios. 

Quisiera saludar a los líderes políticos que vinieron a decirme ‘qué bueno que el pueblo ha despertado’. Este es el pueblo que ha hecho esta realidad en las urnas el 6 de junio. 

Mientras la sorprendente nueva figura política peruana ratifica su victoria, Keiko Fujimori insiste en dar batalla acuciada por un frente judicial, ya que enfrenta cargos de corrupción por la anterior campaña electoral que podrían enviarla a la cárcel de no lograr la inmunidad del cargo presidencial.