Naturaleza

Revelan el sorprendente viaje evolutivo de los pequeños mamíferos buceadores

Los biólogos han descubierto los secretos genéticos de este grupo de comedores de insectos.
miércoles, 16 de junio de 2021 · 12:23

La revista eLife ha publicado los hallazgos de un grupo de biólogos sobre la evolución de las musarañas acuáticas, conocidas como los mamíferos buceadores más pequeños del mundo.

Los investigadores usaron muestras de ADN para reconstruir su árbol evolutivo, y encontraron información reveladora sobre el comportamiento del buceo en este grupo de mamíferos comedores de insectos.

Tras recolectar muestras de ADN de 71 especies diferentes de este grupo de mamíferos denominado Eulipotyphla, que se puede traducir como “los verdaderamente gordos y ciegos” y entre los cuales se encuentran erizos, topos y musarañas, los científicos encontraron  un proceso que parece desafiar la lógica evolutiva.

Los científicos recolectaron muestras de 71 especies diferentes de estos mamíferos.

El investigador principal, el Dr. Michael Berenbrink de la Universidad de Liverpool, aseguró que tras crear el árbol genealógico a través de la construcción del código genético, se logró dilucidar la relación entre cada especie. En ese momento descubrieron que el buceo en estas musarañas acuáticas evolucionó cinco veces distintas.

Evolucionó tres veces en las musarañas y dos en los topos.

Berenbrink explicó además que la secuencia genética basada en una sola proteína les ha permitido obtener más información sobre el estilo de vida de estos animales que lo que se ha podido saber con el estudio de los fósiles. 

 

El viaje evolutivo

El Dr. Berenbrink ha señalado que este estudio genético les ha permitido hallar una visión fascinante de la evolución de estos mamíferos, que podrían ser “los menos equipados para bucear”.

Estos animales podrían ser “los menos equipados para bucear”.

Son tan pequeños, pierden calor tan rápido y están quemando energía a un ritmo tan grande que tiene costos muy altos, pero pueden permitírselo porque hay enormes beneficios al tener acceso a todas las larvas de insectos.

A modo de cierre, ha reflexionado que este hallazgo “simplemente nos muestra lo que la naturaleza puede hacer”.