Australia

Terror en Australia: miles de telas de arañas cubrieron ciudades tras una fuerte tormenta

"El apocalipsis de las arañas" causó estupor.
miércoles, 16 de junio de 2021 · 11:43

La región de Gippsland, en Australia, ha visto su territorio cubierto por gigantescas telarañas y se ha transformado en un paisaje de imágenes impactantes que han recorrido todo el globo a través de las redes sociales. 

El “Apocalipsis de las arañas”, tal como ha sido bautizado este extraño fenómeno, se ha extendido por miles de hectáreas del estado de Victoria, ubicado en el extremo sureste del mayor país de Oceanía

El espeso manto de tela de araña ha ocupado campos, árboles y señales de tránsito de la zona rural, y ha generado un enorme decorado de película de terror con el sello de autor de las fuerzas de la naturaleza. 

Las telarañas han cubierto campos enteros.

Los expertos han afirmado que el motivo de esta invasión se debe a una táctica de supervivencia denominada “vuelo arácnido”, por la cual los insectos lanzan sus redes hacia lugares más elevados para huir en este caso de las inundaciones que azotaron a Australia

Ellas construyen una telaraña que es un poco diferente a la que conocemos: son más planas y estas arañas viven a menudo entre dos capas de telarañas. Cuando tienen una gran acumulación de agua de lluvia o fuertes inundaciones, estos animales ‘se mudan’ a terrenos más altos.

En el denominado “vuelo arácnido”, las arañas lanzan sus redes hacia lugares más elevados.

Ken Walker, especialista en insectos del Museo de Victoria, ha explicado que "las arañas que viven en el suelo necesitan despegar de ahí muy rápidamente. La seda se eleva y se engancha en la vegetación, de modo tal que pueden escapar".

Cuando recibimos este tipo de lluvias fuertes y sus inundaciones, estos animales, que pasan sus vidas mayormente en el suelo, ya no pueden vivir allí.

 

Las plagas bíblicas australianas

El “Apocalipsis de las arañas” constituye un nuevo episodio en una serie que tiene características bíblicas. Después de las severas inundaciones y de un temporal que ha dejado sin electricidad a toda el área, Gippsland ha tenido que enfrentarse a una agresiva plaga de ratas.