República del Congo

Coronavirus: la República del Congo enfrenta su tercera ola de la pandemia

La capital, que no había sido golpeada por la enfermedad, es la más afectada en estos momentos.
viernes, 4 de junio de 2021 · 23:41

El ministro de Salud de la República Democrática del Congo, Jean-Jacques Mbongani, reconoció que el país enfrenta una tercera ola de contagios de coronavirus y que esta vez la región afectada es Kinshasa, ubicada en el centro de la capital y que además es una de las ciudades más pobladas de África.

El país africano reporta pocos casos y fallecimientos, pero las autoridades de salud notaron el aumento de las infecciones con 242 nuevos contagios el miércoles, el promedio diario más alto desde marzo.

Anuncio oficialmente el comienzo de la tercera ola de la pandemia de COVID 19 en nuestro país, cuyo epicentro es Kinshasa.

La baja tasa de vacunación y el incumplimiento de las prácticas de higiene son algunas de las razones que llevaron a la alta tasa de infección, según el Ministerio de Salud.

Muchas personas se niegan a protegerse contra la enfermedad.

 

La OMS preocupada por una nueva variante

La OMS (Organización Mundial de la Salud) expresó su preocupación por la propagación de la variante delta, identificada por primera vez en la India. Se cree que esta es la mutación que afecta a Kinshasa y que tiene características más contagiosas.

La organización notó el aumento masivo de contagios en la ciudad el 30 de mayo y llamó a las autoridades a tomar acciones inmediatas y restrictivas.

Esto ocurre mientras la campaña de vacunación en la República del Congo enfrenta un importante retraso debido a la preocupación de las autoridades por la vacuna de AstraZeneca. Como resultado, el 75 % de las 1.7 millones de dosis que recibieron en marzo se reasignaron durante el mes siguiente para garantizar que se utilizaran antes de que expiraran.

A la situación se debe sumar la alta religiosidad en el país, lo que ha hecho a la población dudar sobre la letalidad de la enfermedad que tiene en vilo al mundo. Muchos residente de Kinshasa se niegan a utilizar mascarillas y esto contribuye al aumento de los contagios.