INDONESIA

Final de una travesía interminable: un barco tocó tierra en Indonesia después de 113 días a la deriva

Iban 90 refugiados a bordo, pero solo 81 lograron llegar con vida hasta el puerto.
martes, 8 de junio de 2021 · 00:30

Un barco que zarpó en febrero desde Cox's Bazar, en Bangladesh, pasó 113 días de navegación a la deriva en el mar de Andamán, hasta que este lunes llegó hasta las costas de Indonesia. Allí, 81 personas lograron descender de la embarcación luego de pasar uno de los viajes más extensos y dramáticos de sus vidas.

De las 90 personas que emprendieron el viaje, nueve fallecieron durante la travesía y fueron hallados por los guardacostas del país del sudeste asiático, que asistieron la llegada de la embarcación.

El destino previsto para los refugiados era Malasia. Sin embargo, cuatro días después de haber zarpado, el motor del barco sufrió una falla que mantuvo a casi un centenar de personas en medio del mar durante más de cien días.

Los refugiados habían escapado de Myanmar, donde se les niega la ciudadanía.

Este tipo de sucesos lamentablemente son cotidianos para la comunidad rohingya, un grupo étnico minoritario que sufre el hostigamiento y la persecución de los gobiernos de los países del sur de Asia. Muchos de ellos huyen de sus naciones en embarcaciones precarias, y en ocasiones son víctimas de organizaciones delictivas vinculadas a la trata de personas o al trabajo esclavo.

Los traficantes de personas hacen promesas de trabajo en Malasia a los miembros de la comunidad rohingya.

Todavía no están a salvo

Chris Lewa, director del proyecto Arakan para el monitoreo de la crisis de la comunidad rohingya, aseguró que los 81 refugiados que llegaron hasta la isla de Idaman en Indonesia se encuentran en buen estado de salud, pero que “todavía no están 100 % seguros allí”.

Las declaraciones de Lewa se dieron luego de que las autoridades indonesias proporcionaron alimentos y suministros esenciales a los sobrevivientes, pero les negaron el acceso al territorio. Asimismo, Bangladesh también cerró la posibilidad de que puedan reingresar al país, por lo que todavía no están a salvo.

El portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Indonesia, Dwi Prafitria, aseguró que actualmente los refugiados no tienen un lugar donde quedarse y que se encuentran a la espera de una coordinación con el Gobierno local.