COREA DEL NORTE

La repentina pérdida de peso de Kim Jong-un despertó rumores y sospechas sobre su salud

El líder de Corea del Norte se mostró en público luego de un mes sin que se lo viera.
miércoles, 9 de junio de 2021 · 16:48

El presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, volvió al centro de la escena internacional en medio de sospechas acerca de su estado de salud. Los rumores surgieron debido a su drástica pérdida de peso, que muchos consideran como un signo de posibles problemas de salud.

El líder norcoreano se mostró en público hace algunos días, después de un mes sin presentarse en actos oficiales, y desató una avalancha de sospechas sobre eventuales factores que podrían haber afectado su estado de salud.

Medios locales aseguraron que “debió ajustar la correa de su reloj” debido al evidente descenso de peso.

Según el Servicio Nacional de Inteligencia de Corea del Sur, Kim Jong-un inició su mandato en 2011 –luego del fallecimiento de su padre– con un peso aproximado de 300 libras y desde ese momento, había ganado un promedio de 15 libras cada año.

Sobre el asunto se pronunció Mike Brodka, un oficial de inteligencia estadounidense que trabaja en el país asiático. “Puede ser una simple cuestión de un cambio de estilo de vida saludable o un tema más complejo”, señaló. Y agregó: “En este momento no lo sabemos, pero plantea suficientes preguntas serias como para que debamos prestar atención a los eventos durante los próximos meses para averiguarlo”.

Muchas especulaciones apuntan a que en caso de que el presidente norcoreano presente problemas de salud, es muy probable que ya existan discusiones acerca de su sucesor. Parece una apreciación un poco adelantada, pero no tanto si se tiene en cuenta que el padre de Kim Jong-un falleció de manera repentina.

Kim Jong-un tiene 37 años.

Obesidad y tabaquismo: una herencia poco saludable

El estado de salud de Kim Jong-un ha sido blanco de críticas debido a sus hábitos vinculados al tabaco y a la mala alimentación. En el pasado sufrió algunas dificultades médicas que lo llevaron a someterse a una cirugía el 12 de abril, según informó Daily NK.

Kim Jong II, su padre y antecesor en el cargo de Gobierno, falleció en diciembre de 2011 a causa de un paro cardíaco que fue relacionado con su vida poco saludable, su adicción al tabaco y una mala alimentación.

Hay quienes temen que Kim Jong-un pueda correr la misma suerte que su padre, pero también existen sospechas de que el descenso de peso podría ser una decisión consciente para mejorar su salud y la reputación de su posición en Corea del Norte.