METEORITO

De dónde venimos: el hallazgo de este raro meteorito podría ayudar a responderlo

El estudio de la roca ayudaría a ampliar el conocimiento sobre el origen de los océanos y la vida en la Tierra.
martes, 13 de julio de 2021 · 10:04

Un antiquísimo meteorito encontrado en el Reino Unido podría ayudar a develar los misterios de nuestros orígenes. Así lo estima un grupo de científicos dirigido por el Museo de Historia Natural de Londres que estudia la roca cuya antigüedad es de, al menos, 4.500 millones de años. En otras palabras: data de los inicios del Sistema Solar.

Este pequeño cuerpo celeste se trata de una roca de tan solo 103 gramos. Por ello, se lo describe como un “pequeño trozo de carbón” y fue ubicado dentro del grupo “condritas carbonáceas”. Fue hallado cerca de la localidad de Winchcombe, por lo que el meteorito fue bautizado con este nombre. 

Una parte del meteorito se encuentra en exhibición en el Museo de Historia Natural londinense.

 

A qué se debe su importancia

Pese a que su tamaño puede ser insignificante, la roca de Winchcombe puede contener secretos sobre los primeros tiempos de nuestro Sistema Solar, sobre todo, porque fue recuperado pocos días después de que cayera en la superficie terrestre.

"Estudiar el meteorito solo unas semanas después de su caída, antes de cualquier contaminación terrestre importante, significa que realmente estamos echando un vistazo atrás en el tiempo a los ingredientes presentes en el nacimiento del sistema solar, y aprendiendo cómo se unieron para formar planetas como la Tierra", explicó Queenie Chan, investigadora de la Universidad de Londres, citada por DW.

"El meteorito tiene una increíble historia de cuatro mil quinientos millones de años, y mirarlo es como mirar atrás en el tiempo, hasta el comienzo de nuestro sistema solar. A pesar de ser un pedazo de roca negra bastante modesto, espero que cuando la gente lo vea recuerde que está mirando algo que probablemente sea más antiguo que nuestro planeta", indicó, por su parte, Helena Bates, trabajadora del Museo de Historia Natural.

Sin ir más lejos, una teoría defendida por los expertos es que algunos grandes asteroides (“padres” de meteoritos como este) podrían haber aportado una cuota importante del agua que ahora llena los océanos de la Tierra. Entonces, este hallazgo y su estudio podrían acercarnos, aún más, a conocer de dónde venimos.