IRAK

Un devastador incendio destruyó un hospital de Irak: “Vinieron para curarse y salen en féretros”

Es el segundo centro de salud del país devorado por las llamas en solo tres meses.
martes, 13 de julio de 2021 · 12:48

Al menos 92 personas murieron a causa de un fatal incendio que destruyó el área de aislados por coronavirus de un hospital de Irak. Así lo informó el Departamento de Salud de la provincia de Di Qar, donde se encuentra el centro de salud.

"Vinieron para curarse y salen en féretros", exclamó Abu Nur Al Shawi, un ciudadano del país árabe desesperado por haber perdido a varios miembros de su familia. No es el único. Decenas de personas lloran y gritan de rabia por las vidas de sus seres queridos. “Este hangar no servía ni para acoger animales”, sentenció Al Shawi citado por la agencia AFP.

"Siempre es la misma situación, todos los días, los mismos mártires, las mismas tragedias. En este país, son los hospitales de los pobres los que se incendian", clamó, por su parte, Udaye Al Jaberi, quien perdió a cuatro familiares entre las llamas.

El sector para pacientes con coronavirus del hospital Al Husein fue construido a fines de 2020 y tenía capacidad para 70 personas.

 

Las causas del incendio

Según fuentes sanitarias, el fuego comenzó cuando explotaron cilindros de oxígeno medicinal en el hangar para COVID 19 que no tenía aislamiento ignífugo. Las llamas se expandieron rápidamente: los pacientes y visitantes no tuvieron ninguna posibilidad de escapar.

Sin embargo, las personas presentes ante los escombros del centro de salud enumeran otras causas que son más estructurales de Irak: negligencia y corrupción. Sin ir más lejos, otro incendio similar consumió a otro hospital del país en abril pasado.

El presidente iraquí, Barham Saleh, reconoció anoche este problema en su cuenta de la red social Twitter. “(Los incendios) son resultado de la corrupción y la mala gestión que subestima la vida de los iraquíes e impide el desempeño de las instituciones”, afirmó.

El primer ministro, Mustafá Al Kazimi, también aceptó que se trata de un “defecto estructural”. El premier iraquí ordenó apartar de sus cargos al director del hospital Al Husein y a las autoridades sanitarias regionales. Pero, para muchos, estas medidas están lejos de ser suficientes.

“Los políticos volvieron a demostrar su incapacidad para gestionar el país. Saltamos de tragedia en tragedia, la situación de los iraquíes empeora cada día y nadie rinde cuentas por ello", sentenció Yaser al Barrak, un docente universitario de la provincia de Di Car.