FRANCIA

La torre Eiffel abrió nuevamente sus puertas a los turistas

Permaneció ocho meses cerrada debido a la pandemia del coronavirus.
domingo, 18 de julio de 2021 · 18:34

La torre Eiffel reabrió sus puertas a los turistas y estableció una capacidad limitada del 50 % en sus ascensores. Además dictaminó pase sanitario obligatorio con el que las personas deben comprobar que recibieron la vacuna contra el coronavirus o que dieron negativo en una prueba contra la enfermedad.

El monumento volvió a recibir personas luego de un largo cierre que duró poco más de ocho meses motivado por las restricciones derivadas de la pandemia. Es el cierre más largo experimentado posguerra, según las autoridades parisinas.

Los ascensores de la torre Eiffel volvieron a elevarse con turistas a bordo, que pudieron subir sus más de 300 metros para contemplar la vista de París y disfrutar de una de las atracciones principales de la nación europea.

Más de 70 mil entradas se vendieron en línea y son espacios para visitar el monumento hasta finales de agosto. Los extranjeros representan generalmente el 80 % de las visitas, pero en esta ocasión bajó al 50 %. Previo a la llegada del coronavirus, el lugar recibía más de 25 mil visitas diarias.

Fuente: Marca

 

Uno de los lugares más visitados en el mundo

La torre Eiffel es una estructura de hierro pudelado diseñada por los ingenieros Émile Nouquier y Maurice Koechlin y con un aspecto definitivo del arquitecto Stephen Sauvestre. Finalmente fue construida por el francés Alexandre Gustave Eiffel, de ahí viene su nombre, y fue concluida en 1889.

Para ingresar a la torre se permite un aforo máximo del 50 %.

La estructura está ubicada en el extremo del Campo de Marte, a la orilla del Río Sena, y es considerado el símbolo principal de la capital francesa, además de ser la estructura más alta de la ciudad. Previo a la pandemia recibía a más de 7 millones de turistas cada año.

Por más de 40 años fue considerada la estructura más alta del mundo debido sus 324 metros si se tiene en cuenta su antena. Para su construcción se necesitaron dos años con dos meses y cinco días y en su momento generó mucha controversia entre los artistas de la época que la veían solo como un monstruo de hierro. Por mucho tiempo fue utilizada en pruebas del Ejército francés con antenas de comunicación y hoy, además de atractivo turístico es emisora de programas televisivos y radiofónicos.