JAPÓN

Japón alcanzó un impresionante récord de velocidad de internet: el doble que la marca anterior

Todo el contenido de Netflix podría descargarse en solamente un segundo.
martes, 20 de julio de 2021 · 10:59

Un grupo de científicos japoneses marcaron un nuevo récord de velocidad de internet al alcanzar los 319 Tbps (terabytes por segundo). Así lo informó el Instituto Nacional de Tecnología de la Información y Comunicaciones de Japón.

La hazaña de los investigadores del país asiático es gigantesca si se traduce este número. Para descargar todo el contenido de Netflix en un solo segundo, por ejemplo, solo se necesitaría una velocidad de 178 Tbps, es decir, con este récord sobra velocidad.

También significa que pueden descargarse 50 mil películas completas en un solo segundo. Otra comparación: la mayoría de los hogares con acceso a internet cuentan con una velocidad que va desde los 10 MB (megabytes) por segundo a 1 GB (gigabyte) por segundo.

Un terabyte equivale a mil gigabytes y un gigabyte equivale a 1024 megabytes.

 

Cómo lo lograron

Los científicos de Japón lograron superar el récord anterior, alcanzado en 2020, en casi el doble de velocidad (había sido de 178 Tbps). Para hacerlo, utilizaron una línea de fibra óptica que supera los 3 mil kilómetros de extensión. La infraestructura de cable ya estaba disponible, pero utilizaron complementos.

Un proceso de transmisión con láser, además de amplificadores construidos a partir de tulio y erbio (tierras raras), permitieron enviar información a esa impresionante velocidad. Asimismo, en lugar de utilizar fibra óptica de un núcleo (como convencionalmente se hace), usaron una de cuatro núcleos, algo que posibilita que puedan transmitirse datos a grandes distancias sin que la señal se distorsione (o que lo haga en menor medida).

Aunque las señales se dividen en varias longitudes de onda, son enviadas al mismo tiempo a partir de una técnica que se conoce como multiplexación por división de onda. Pese a que suena complicado, esta tecnología es compatible con la infraestructura disponible de fibra óptica (la que mayormente se utiliza en la actualidad para realizar conexiones), puesto que tiene el mismo diámetro de la fibra óptica tradicional de un núcleo.