UGANDA

En Uganda, cientos de personas recibieron vacunas falsas contra el coronavirus

Los afectados recibieron agua en lugar del fármaco y pagaron más de 100 dólares por cada aplicación.
miércoles, 21 de julio de 2021 · 16:44

El Gobierno de Uganda denunció que alrededor de 800 personas recibieron una o más vacunas falsas contra el coronavirus. Les fue administrado un fármaco mezclado con agua entre mayo y junio de este año, cuando el país atravesaba por una nueva ola de infecciones, con un promedio de 1.700 casos diarios.

El supervisor de Servicios Sanitarios del país de África Oriental, Warren Naamara, reveló que las vacunas fueron aplicadas por médicos y enfermeras sin escrúpulos que cobraron por el fármaco a personas dispuestas a pagar por la dosis a fin de inmunizarse.

Fue con la intención de ganar dinero. Dos trabajadores sanitarios fueron detenidos y un médico está prófugo.

Los análisis demostraron que los productos no contenían componentes peligrosos sino que había agua en ellos, mientras los acusados cobraban el equivalente a 25 y hasta 120 dólares por cada aplicación.

Los responsables aprovecharon la escasez de vacunas en el territorio africano y lucraron con la pandemia, por lo que podrían enfrentar varios años en prisión.

Las autoridades lamentan la falta de vacunas para su población. 

 

Los casos de coronavirus en Uganda

En Uganda, desde el inicio de la pandemia se registraron 91.162 contagios y 2.425 fallecidos, según el último recuento que difundió el Ministerio de Salud.

El Gobierno ordenó una nueva cuarentena y las autoridades de Kampala declararon que la realidad es compleja pese a que la población es muy joven —la media de edad es de 17 años— y hasta el momento el virus atacó con menor fuerza. Sin embargo, muchos menores de edad tuvieron complicaciones.

Las mediciones y análisis son limitados en el país, que desconoce si los decesos están relacionados con enfermedades preexistentes. El coronavirus se extiende rápidamente:

La gente está viendo morir a sus padres ancianos, pero también a jóvenes. Se están dando cuenta que el virus está entre ellos y comienzan a preocuparse.

Las autoridades decidieron limitar el transporte y las actividades económicas para reducir el impacto de la pandemia, mientras que crece la incertidumbre por la falta de vacunas y la población exige respuestas al Gobierno.